El rol de la logística en un emprendimiento online

Pequeñas y medianas empresas de todos los sectores se lanzan al comercio electrónico enfocadas en el diseño web o promociones atractivas. Sin embargo, con el negocio en marcha, se enfrentan a dificultades que surgen después del click y comprueban que el proceso de entrega será el único contacto real que el usuario tendrá con la tienda y definirá su experiencia de compra.

El emprendedor pensó una y otra vez en su tienda online. Cuenta con un buen producto, imaginó un diseño innovador para su página web e, incluso, definió las primeras promociones que presentará a sus compradores. Hasta desarrolló una increíble estrategia comercial a mediano plazo que le permitirá conquistar el ciberespacio. Pero, cuando llegaron las primeras órdenes de compra, un detalle se pasó por alto en el plan de negocios: no fueron contemplados aspectos relacionados a la distribución, la creación de embalajes funcionales para envíos, el manejo de inventarios o el almacenamiento de los ítems de venta. O sea, se olvidó de la logística.

 

 

“En una tienda online, la logística lo es todo”, sostiene Hernán Cousté, director del Programa Ejecutivo de ecommerce de la Universidad del Este. “Desde los tiempos de entrega, hasta la confiabilidad del negocio y el valor agregado que un buen proveedor le da a la misma, traducido en prestaciones y transparencia del proceso de envío”, completa. 

 

 

Para el docente, la mayoría de los casos se resuelven por “la capacidad de la tienda para dar respuestas al consumidor sobre cómo, cuándo y dónde llega el producto, así como la capacidad de seguir (trackear) el envío hasta el punto de entrega”. En tanto, para Victoria Blazevic, responsable de Comunicación de Tienda Nube, son tres los factores determinantes para el funcionamiento de un negocio online: “La presentación del producto, los medios de pago y la logística. Sin estas cuestiones resueltas, no es viable el proyecto”.